ITI Cádiz | El impulso que transforma Cádiz
Proyecto

Áreas de Rehabilitación Integral (ARI) – El Puerto de Santa María

La barriada portuense Los Milagros se transforma tras recibir 3,6 millones de euros de la ITI de Cádiz para su regeneración física, económica y social en dos líneas de ayudas. El objetivo de la administración andaluza era la transformación total de la barriada y su integración en el entorno urbano.

Rehabilitación de Los Milagros: del estigma al orgullo de barrio

La barriada portuense se transforma tras recibir 3,6 millones de euros de la ITI para su regeneración física, económica y social

 “No veas cómo ha quedado la barriada, parece otra”. Eso es lo que últimamente le repiten a José Antonio Mulero sus amigos. Desde hace diez años vive en Los Milagros, en El Puerto de Santa María. Una barriada construida en los años 60 que arrastraba décadas de abandono, problemas de exclusión y un creciente estigma social hasta que la Junta de Andalucía la incluyó en el proyecto de Regeneración Urbana en Barrios Desfavorecidos de municipios de más de 50.000 habitantes de la provincia, en el marco de la Inversión Territorial Integrada 2014-2020 (ITI) de Cádiz. Los espacios a regenerar se ciñen a las denominadas Áreas de Rehabilitación Integral (ARI), zonas identificadas como más vulnerables en cada municipio. En El Puerto de Santa María, la barriada de Los Milagros.

Para transformar Los Milagros la Junta ha canalizado a través de este proyecto más de 3,6 millones de euros de fondos europeos en dos líneas de ayudas: 2.740.221 euros para la rehabilitación de edificios de viviendas y 913.483 euros para la regeneración del espacio público, la calle. El objetivo de la administración andaluza era la transformación total de la barriada y su integración en el entorno urbano.

Las obras empezaron en 2022 y en 2023 ya se puede observar el resultado. Todos los bloques de viviendas están rehabilitados. En total doce edificios, 380 viviendas. Casi cuatrocientas familias. En cuanto a la regeneración urbana, se aprecian calles con asfaltado nuevo, más árboles, acerados más amplios, alumbrado led, menos barreras arquitectónicas, semáforos, paso de peatones… Una foto muy diferente a la de los últimos años.

Mejorar la vida de las personas

María José de la Orden, arquitecta y jefa del servicio de Rehabilitación y Arquitectura de la delegación territorial de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía en Cádiz, sintetiza en pocas palabras la finalidad de este proyecto de la ITI: “Mejorar la vida de las personas de manera muy directa a través de la rehabilitación residencial (los bloques de viviendas) y el entorno”. “Tu día a día es donde vives. Si ese espacio lo mejoras, socialmente también mejora la autoestima de las personas que viven ahí, que recuperan el sentimiento de pertenencia a su barrio”.

Así ha sucedido. José Antonio Mulero no solo reside allí. También es secretario de la asociación de vecinos, presidente de la intercomunidad número 8 y el representante de todas las comunidades de propietarios de la barriada ante las administraciones en el proceso de solicitud de las subvenciones de la ITI. El proceso para solicitar la ayuda -comenta- ha supuesto “un esfuerzo desgastante porque no teníamos conocimientos previos” pero reconoce que “sin duda ha merecido la pena”. “Ha sido mucho trabajo administrativo pero compensa porque también ha supuesto una gran mejora para nuestra barriada. Ves las fotos del antes y ya ni te acuerdas casi de cómo era porque te alegras de verla ahora así, arreglada”.

La transformación de Los Milagros se ve en las grandes mejoras en todos los edificios y calles, pero también en los detalles. Pone un ejemplo. Un año atrás había bloques sin ventanas ni puertas “porque eran de aluminio y se las llevaban”. Eso es solo una pista de la degradación en la que estaba sumida la barriada. Ahora -dice- “hay muchas personas mayores que han vivido aquí toda la vida que están disfrutando de poder ver su casa bonita, como antaño, y se sienten orgullosas de su barriada”. “Esta reforma gracias la ITI le ha venido muy bien a la barriada, es un empuje de ilusión, que hacía mucha falta. Va a mejorar la estética pero también la mala imagen que en el resto de la ciudad se tiene de Los Milagros”.

Una de las personas que llevan allí toda su vida es Juan Ruiz. Nació hace 53 años en Los Milagros y allí sigue. Ha vivido todas sus etapas y es muy conocido en todo el vecindario. Desde la experiencia propia destaca que “es la primera vez que se recibe una subvención de este tipo para hacer una intervención de este calibre en viviendas que no son de VPO”. Como José Antonio, ha echado de menos más asistencia con la burocracia pero antepone que “es una ayuda que no podemos despreciar” y “va a servir para que los que vivimos aquí vivamos mejor, estemos más a gusto y más tranquilos”.

Actuación integral en la barriada

La fotografía de Los Milagros ha cambiado radicalmente. Los trabajos para la rehabilitación residencial que las comunidades de propietarios podían solicitar comprendían la mejora en la conservación del edificio (cimentación, estructura, cubiertas, azoteas, fachadas, medianeras, instalaciones comunes de saneamiento, agua, electricidad, gas y telecomunicaciones); en la accesibilidad (instalación de ascensores, rampas, etc); y en la calidad ambiental (mejora de la envolvente para reducir el consumo de energía y mejora de la eficiencia energética).

En el caso de la barriada portuense, se ha actuado en la envolvente térmica, las fachadas y las cubiertas. Se ha conseguido una imagen homogénea de las fachadas de toda la barriada, que ha dejado atrás su aspecto deprimido para lucir entera de color blanco y teja. Se ha impermeabilizado y colocado el aislamiento de las cubiertas y se han resuelto los problemas estructurales en los cierres de las celosías de los patios interiores. Entre las actuaciones menores se ha instalado pvc en huecos de ventana y porteros automáticos.

En la regeneración del espacio público, detalla la técnico de la Junta, “se ha aprovechado para integrar más la barriada en la ciudad actuando para ello en la avenida Sanlúcar”. El objetivo era que esta vía dejara de ser una carretera que separase Los Milagros del resto de la ciudad para convertirla en una calle renovada con un diseño amable, semáforos, paso de peatones, acerado más amplio, parada de autobús, zona de aparcamiento, árboles y un tráfico más calmado que favoreciera la conexión de los vecinos con el centro histórico de El Puerto.

En conjunto, ambas líneas han permitido mejorar y dignificar la vida de casi 400 familias en situación de vulnerabilidad económica o social.

Subvenciones del 100%

Las subvenciones que las comunidades de vecinos han recibido han cubierto el cien por cien del coste de la obra, algo poco habitual. “Ha sido un proyecto muy ambicioso para que estas familias pudieran poner sus edificios en condiciones”, argumenta María José de la Orden. La limitación era 15.000 euros por vivienda y 20.000 euros si las obras incluían la mejora de la eficiencia energética.

Los requisitos que las comunidades tenían que reunir para acceder a la ayuda era que, al menos la mitad de las viviendas, estuvieran ocupadas (personas residiendo en ellas y empadronadas) y que la mitad de las familias no superaran 3,5 veces el IPREM. Toda la barriada de Los Milagros cumple estos requisitos.

Este coste cero para los vecinos ha sido un estímulo añadido para los ciudadanos de Los Milagros. Carmen Rizo es la presidenta de la intercomunidad número 7. Hace 34 años se mudó a esta barriada y afirma que pese a los meses de papeleo está “muy contenta” porque “se le ha dado un giro a la barriada” sin tener que pagar nada en obras. “La barriada se fue deteriorando con los años y ahora se parece más a como era antes, más bonita y limpia”.

Una opinión que comparte María Luisa Lobón, presidenta de la intercomunidad del bloque número 6 y vecina de Los Milagros desde hace 47 años. Ha vivido prácticamente toda la evolución de esta zona del Barrio Alto de El Puerto. Frente a una última etapa de degradación social y urbana, se siente afortunada porque “nos han arreglado lo que teníamos mal en la barriada”. Con las obras a punto de terminar esta histórica vecina pone el acento en la tarea de conservación de todas las mejoras hechas en esta zona a la que se le atribuyen problemas de vandalismo y ocupación ilegal.

Los vecinos confían en que esta regeneración residencial y urbana sea el revulsivo para el cambio social que necesita Los Milagros. Una barriada que trabaja por sacudirse el estigma y recuperar el orgullo de ser de allí.

¡Ya casi ha terminado!
Le hemos enviado un correo electrónico para confirmar su suscripción. Por favor, compruebe su bandeja de entrada y si no lo encuentra, mire en su bandeja de spam o promociones.