ITI Cádiz | El impulso que transforma Cádiz
Proyecto

Áreas de Rehabilitación Integral (ARI) – La Línea de la Concepción

En el barrio de San José ‘Periáñez’ la inversión europea de la ITI para la regeneración residencial y urbana han ascendido a 1.730.528 euros para frenar la degradación e incentivar su cambio social, económico y físico.

La rehabilitación del barrio de Periáñez comienza en Europa

La Inversión Territorial Integrada (ITI) de Cádiz destina 1,7 millones de euros en mejorar la vida en una zona vulnerable de La Línea de la Concepción a través de la renovación de las viviendas y el entorno urbano

Su nombre oficial es San José aunque muchos la conocen por el sobrenombre popular de Periáñez, apellido del promotor que construyó las primeras viviendas de este barrio de La Línea de la Concepción en los años 60 del siglo pasado. Seis décadas de historia y el escaso mantenimiento de los edificios levantados con calidades constructivas de la época, por debajo de los estándares actuales, fueron provocando con los años el deterioro de esta zona modesta del municipio linense.

Para frenar la degradación de Periáñez e incentivar su cambio social, económico y físico la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía lo declaró Área de Rehabilitación Integral (ARI). Una vez delimitado como ARI lo incluyó en el proyecto ‘Regeneración Urbana en barrios desfavorecidos’, financiado por la Inversión Territorial Integrada (ITI) 2014-2020 de la provincia de Cádiz, concebida como un instrumento diseñado por la Unión Europea para apoyar el desarrollo de acciones en un área geográfica concreta para dar respuesta a las necesidades o retos de esa zona.

Un impulso de casi dos millones de euros

Dicho proyecto, enfocado a dinamizar los barrios desfavorecidos que integran las ARI de los ocho municipios de más de 50.000 habitantes de la provincia gaditana, tiene una doble vertiente. Por un lado, la rehabilitación residencial, dirigida a las comunidades de propietarios de bloques de pisos en mal estado, que perciben una  subvención del cien por cien del coste de la obra de rehabilitación que soliciten si cumplen con los requisitos establecidos. Por otro lado, la regeneración del entorno urbano de la barriada. Los vecinos son con el ayuntamiento quienes determinan los espacios públicos en los que actuar y qué mejoras realizar. El consistorio licita las obras y la Junta de Andalucía, que gestiona los fondos de la ITI, tramita y entrega la subvención al municipio. En Periáñez la inversión europea para la regeneración residencial y urbana han ascendido a 1.730.528 euros.

94 viviendas rehabilitadas

En La Línea de la Concepción, once comunidades de propietarios (11 edificios) integrados por 94 familias (94 viviendas) han recibido la subvención para rehabilitar sus bloques por un importe global de 976.374 euros.

Algunas de las principales deficiencias de los edificios estaban relacionadas con el saneamiento y  las instalaciones comunes de los suministros. Las acometidas de agua de muchos edificios eran de plomo y los contadores de electricidad eran muy antiguos. Las cubiertas y fachadas, asimismo, evidenciaban un estado de conservación insuficiente. En este escenario, la intervención de la ITI ha puesto el foco en esos puntos débiles para eliminar la humedad de las fachadas, mejorar las instalaciones comunes e incrementar la calidad ambiental y el confort de las viviendas. Así, se ha actuado en la conservación de los edificios y en su aislamiento térmico para reducir la demanda energética.

Para ello, explica José Ponce, propietario de una de las empresas de construcción participantes en la rehabilitación, “se han impermeabilizado las cubiertas y aplicado en ellas un tratamiento de aislamiento térmico y acústico; las fachadas se han restaurado, los bajantes y la fontanería completa de los edificios se han sustituido y los contadores y la instalación eléctrica se han cambiado”. También se ha colocado elevador en un edificio y está previsto en otro”.

Reurbanización de plazas 

Si el proceso de rehabilitación residencial en Periáñez ha beneficiado al 13 por ciento del total de viviendas de la barriada, las obras de reurbanización del entorno han incrementado el radio de acción de la población beneficiaria al extenderse  a seis enclaves: pasajes Alarcón y Herrera, plazas Juan Valenzuela y Virgen Santísima del Amor y plazoletas Limoneros y Naranjos. La inversión ha sido de 754.152 euros.

Se eligieron estos seis puntos de actuación en Periáñez por el deterioro de su pavimento y acerado, el mal estado de las redes de saneamiento y abastecimiento, y las deficiencias en materia de accesibilidad. De acuerdo con las mejoras necesarias, las obras efectuadas en las plazas han consistido en la sustitución de las redes de agua potable, cambio de las redes de colectores de aguas residuales y pluviales, sustitución del alumbrado público por otro eficiente, construcción de canalizaciones de baja tensión en las calles, plantación de zonas verdes e instalación de riego por goteo, pavimentación, dotación de mobiliario urbano (bancos, pérgolas, papeleras, etc) y creación de pistas deportivas de baloncesto, fútbol y skate board.

En los pasajes (calles sin salida entre bloques de viviendas) se han puesto nuevas todas las instalaciones -fecales, pluviales, telefonía, abastecimiento de agua y gas- y el pavimento eliminando las barreras arquitectónicas y dejando una plataforma única peatonal con acceso adaptado a cada portal. “En definitiva, hemos hecho la reurbanización completa en los seis emplazamientos del espacio público”, subraya Jacobo Araujo, arquitecto técnico del departamento de Infraestructuras del Ayuntamiento de La Línea de la Concepción.

Un barrio más accesible y acogedor

“La ITI nos ha permitido renovar parte de esta barriada vulnerable, dotarla de mejores espacios y servicios públicos, hacerla más accesible, más sostenible, más cómoda para los vecinos y más preparada y atractiva para incentivar el deporte como hobby sano en los jóvenes cuando salen a la calle. Todo ello contribuye a poner en valor la zona y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Los vecinos están encantados con todo lo que sea renovar y mejorar su entorno”, señala, máxime cuando se trata de una zona poco acostumbrada a ser destino de inversiones públicas millonarias.

Periáñez se extiende sobre la trama urbana de la periferia de La Línea. Su vecindario se nutre de gente trabajadora que da vida a las calles y a la actividad comercial de un barrio que no quiere quedarse atrás y al que la ITI le ha abierto una vía directa al bienestar.