ITI Cádiz | El impulso que transforma Cádiz
Proyecto

Nuevas infraestructuras naúticas para el turismo sostenible

Desarrollo de infraestructuras dirigidas a facilitar el uso para actividades náuticas de los diferentes espacios naturales protegidos de la provincia de Cádiz que albergan grandes masas de agua en su interior) que presentan un alto potencial para el uso público y ecoturístico.

La provincia de Cádiz suma doce infraestructuras náuticas para disfrutar de los parques naturales desde el agua

Un proyecto financiado con los fondos europeos de la ITI fomenta el uso público de espacios naturales protegidos mediante actividades de turismo náutico sostenibles

La provincia de Cádiz es un destino turístico consolidado que seduce a visitantes todo el año más allá del verano, el sol y la playa. Su abrumadora naturaleza se impone como reclamo para el deleite de turistas y locales. Cádiz es el Wild West del sur de España en términos de naturaleza. Según datos de la Organización Mundial de Turismo (OMT), el  turismo verde juega al alza y los espacios protegidos ocupan una posición de privilegio porque están vinculados a una imagen de calidad que los hace más atractivos. Amantes del medio ambiente y los deportes náuticos tienen predilección por una provincia, Cádiz, que protege sus recursos naturales y trata de acercarlos de forma sostenible a los ciudadanos para que los conozcan, los disfruten y los cuiden.

Con este escenario de fondo, la Junta de Andalucía ha creado con fondos de la Inversión Territorial Integrada (ITI) 2014-2020 de la provincia de Cádiz una red de infraestructuras que facilitan el uso de los espacios naturales protegidos que contienen grandes masas de agua en su interior para la práctica de actividades náuticas diversas.

El proyecto ha supuesto una inversión de 594.770 euros y ha permitido dotar de pantalanes (10), accesos (1) y señalización (1) nueve espacios protegidos de ámbito marino y fluvial distribuidos con equilibrio geográfico en nueve municipios: Cádiz, San Fernando, Chiclana, Barbate, Tarifa, Los Barrios, Algeciras, El Puerto de Santa María, Puerto Real y San Fernando.

Uso público de espacios protegidos

Felipe Oliveros es jefe de Espacios Naturales Protegidos de la delegación territorial de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul de la Junta de Andalucía en Cádiz. Conoce en profundidad los espacios naturales de la provincia y el proyecto, en cuya coordinación técnica ha participado: “El objetivo se ha centrado en el fomento del uso público de aquellos espacios protegidos de ámbito marino o que incluyen embalses, tal y como ocurre en los parques naturales de la Bahía de Cádiz, La Breña y Marismas de Barbate, Los Alcornocales y el Parque Natural del Estrecho”.

El reto era ponerlos en valor dotándolos de infraestructuras para fomentar su uso público y crear conciencia medioambiental. Y, también, turismo sostenible ligado a actividades náuticas. En todos estos entornos protegidos se pueden practicar ahora de forma ordenada bajo criterios de sostenibilidad y en condiciones de seguridad en diferentes fases de marea, actividades náuticas blandas con embarcaciones ligeras como kayaks, piraguas o tablas de pádel surf.

Equilibrio medioambiental

La forma elegida para vehicular el uso público del medio acuático en parques naturales preserva el equilibrio medioambiental y “evita el impacto ambiental asociado al tránsito de personas por ambientes intermareales fangosos”, explica Oliveros, que detalla también que se han evitado “zonas sensibles o vulnerables”. “Todos los embarcaderos se han instalado para facilitar el acceso de los usuarios, evitando en lo posible la construcción de caminos”.

De esta manera, Se han instalado tres tipos de embarcaderos adaptados a cada realidad medioambiental: embarcaderos flotantes móviles adaptable a cambios de nivel de agua de los embalses; embarcaderos mediante cubos de polipropileno y embarcaderos con pasarela y pantalán flotante de aluminio.

Este proyecto ITI, alineado con el Plan para la Reactivación del Uso Público en los Espacios Naturales de Andalucía, ensancha las posibilidades de los ciudadanos de maridar deportes acuáticos y naturaleza en entornos privilegiados. También alimenta el turismo náutico, un segmento en auge que es aliado contra la estacionalización de un sector clave de la economía de la provincia. Por último, facilita la actividad de los clubes deportivos, que fomentan este tipo de deportes saludables y sostenibles.

Turismo náutico en parques naturales

En una de las áreas más frondosas de la provincia, poblada por alcornoques y quejigos, se encuentra el municipio de Los Barrios. En sus embalses Monte La Torre y Charco Redondo, en el Parque Natural de Los Alcornocales, se han instalado dos embarcaderos flotantes móviles adaptables a los cambios de nivel de agua.

Sendas infraestructuras constan de una rampa integrada con el entorno paisajístico desde la que se accede al pantalán flotante, cuya cabecera se puede trasladar longitudinalmente a lo largo de dicha rampa para adaptarse a las variaciones de nivel de los embalses. Este tipo de embarcaderos se caracterizan por su adaptabilidad, bajo impacto ambiental, coste económico bajo, facilidad de mantenimiento y de traslado en caso de desmontaje. “En el caso de Monte La Torre, además, la nueva infraestructura se ha integrado con los senderos existentes” facilitando el acceso y uso público de la zona.

A poco más de 30 kilómetros hacia el sur se encuentra Punta Carnero (Algeciras), en el Parque Natural del Estrecho, conocida por sus impresionantes vistas y belleza salvaje, donde se ha acondicionado un acceso al borde marítimo para piraguas. A media hora de coche en dirección suroeste está Tarifa, la meca del viento, donde se ha balizado Playa Chica con una boya de delimitación de nado que, en paralelo, facilita el embarque y desembarque de usuarios de actividades náuticas de forma segura en una playa muy concurrida por aficionados a deportes como el windsurf y el kitesurf.

Ascendiendo en coche unos 55 kilómetros por la costa más deseada del litoral gaditano llegamos al Parque Natural de La Breña y Marismas de Barbate. Aquí también se han desarrollado nuevas infraestructuras para dinamizar el deporte náutico en un enclave natural excepcional. El proyecto ha dejado en esta localidad de la Janda litoral dos embarcaderos (con pasarela y pantalán flotante de aluminio) en las zonas El Mirador y El Olivar del río Barbate, que servirán para fomentar el uso sostenible y el disfrute público del embalse del Parque Natural barbateño.

El resto de instalaciones de apoyo a las actividades náuticas y el fomento del uso público en espacios naturales se concentran en el Parque Natural de la Bahía de Cádiz. Han tenido como objetivo conjunto poner en valor el parque, acondicionarlo para el desarrollo de actividades náuticas y potenciarlo como recurso de atracción de turismo activo y sostenible.

Así, en la zona del Real Carenero, en Puerto Real, se ha construido un embarcadero para, especialmente, las embarcaciones pequeñas y medianas que utilizan los clubes deportivos en su actividades de piragüismo, kayak o pádel surf. Este nuevo equipamiento les permite entrar y salir de la lámina de agua sin afectar al fango del suelo marino. Esta nueva dotación consiste en una pasarela fija de seis metros, una móvil de 13,5 metros y el propio pantalán, de 12 metros de longitud, que dispone de varias cornamusas para el atraque de embarcaciones. Este embarcadero es el más grande de todos. Está fabricado con aluminio y madera sintética y tiene una gran pasarela de acceso articulada con múltiples pilotes metálicos que le permite distanciarse de tierra y afrontar alturas variables del agua.

Estrategia conjunta en la bahía

En San Fernando se ha instalado un embarcadero mediante cubos de polipropileno en el Centro de Visitantes del Parque Natural de la Bahía de Cádiz, que contribuye a potenciar el desarrollo del parque para el turismo y el ocio sostenibles. En el término municipal de Cádiz el emplazamiento elegido para reforzar el uso náutico y respetuoso del Parque Natural de la Bahía ha sido la Salina de la Dolores, desprovista antes de infraestructura alguna.

En Chiclana los deportistas de remo -deporte de larga tradición en la localidad- y otros deportes náuticos cuentan desde ahora con dos nuevos pantalanes, uno en el río Iro y otro en la Marisma de Carboneros. Esta mejora de las instalaciones favorece la oferta de ocio y de actividades en el medio natural en un municipio que es el que más ha crecido en población de toda la provincia en la última década.

En El Puerto de Santa María en el marco del proyecto se ha instalado un pantalán público anexo a la pasarela peatonal del río Guadalete que mejora el embarque y desembarque de usuarios de actividades náuticas y contribuye a dar vida y actividad al río portuense. Esta actuación está en sintonía con el nuevo paseo fluvial y el arreglo del entorno proyectado por el municipio para poner en valor el entorno del río Guadalete y convertirlo en eje central de un modelo de ciudad más amable y sostenible.

Con cada una de estas actuaciones “se ha logrado una mejora, cubierto una necesidad, potenciado un lugar y una actividad o dado solución a un problema”, afirma Oliveros. Objetivo cumplido: conocer los parques naturales desde el agua es cosa de todos.

Galería de imágenes