ITI Cádiz | El impulso que transforma Cádiz
Proyecto

‘Regeneración Urbana en Barrios Desfavorecidos – Áreas de Rehabilitación Integral (ARI)

El proyecto ‘Regeneración Urbana en Barrios Desfavorecidos’ ha destinado a la provincia 31,9 millones de euros para regenerar las viviendas y el entorno urbano de barriadas vulnerables de los ocho municipios gaditanos con más de 50.000 habitantes.

El programa de Áreas de Rehabilitación Integral mejora la vida de los vecinos de barriadas vulnerables de ocho municipios

La ITI de Cádiz destina una inversión de 31,9 millones de euros para la regeneración de viviendas y el entorno urbano, haciéndolo más cómodo, accesible y sostenible

Conseguir un entorno más agradable, cómodo, moderno, accesible y sostenible es el objetivo del proyecto ‘Regeneración Urbana en Barrios Desfavorecidos’, financiado con fondos europeos de la Inversión Territorial Integrada (ITI) de la provincia de Cádiz, dentro del programa de Áreas de Rehabilitación Integral (ARI). Un proyecto, coordinado por la Consejería de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda de la Junta de Andalucía, que ha destinado a la provincia 31,9 millones de euros para regenerar las viviendas y el entorno urbano de barriadas vulnerables de los ocho municipios gaditanos con más de 50.000 habitantes. Vecinos de barrios de Cádiz, Jerez, Algeciras, San Fernando, La Línea, Chiclana, El Puerto y Sanlúcar de Barrameda han visto cómo mejoraba considerablemente su vida gracias a esta inversión.

En todos los casos, se trata de bloques de viviendas que tienen varios años y necesitan una reforma y actualización, en muchos de los casos para facilitar la accesibilidad de los vecinos, ya sea con la instalación de ascensores o de rampas, y en otros para mejorar la sostenibilidad de los edificios, ya sea con la renovación de las instalaciones comunes de saneamiento, abastecimiento de agua, electricidad, gas y telecomunicaciones o con la colocación de placas solares. María José de la Orden, responsable del servicio de Rehabilitación y Arquitectura de la delegación territorial de Fomento en Cádiz, destaca las señas de identidad de este proyecto: “Se distingue de otras ayudas públicas en que la subvención que concede cubre el 100% del coste de la obra y se orienta a la rehabilitación de edificios de viviendas privadas con condiciones de habitabilidad deficientes”.

Barriada de La Paz

En el caso de la Barriada de La Paz de Cádiz, las mejoras han alcanzado a las 307 familias que residen en los 23 bloques de pisos renovados íntegramente con cargo a la ITI, gracias a una inversión de 4,8 millones de euros, 3,6 para los edificios y 1,2 para el espacio urbano. El foco de actuación de la rehabilitación residencial se ha dirigido a la mejora de la accesibilidad, la eficiencia energética y la modernización de los edificios. Para la accesibilidad se ha instalado ascensor en los 21 bloques que no tenían, así como rampas para personas con movilidad reducida y dispositivos de información y comunicación para personas con discapacidad sensorial. Para mejorar la eficiencia energética se han impermeabilizado cubiertas y actuado en azoteas, fachadas y medianeras a fin de mejorar la envolvente de los edificios, que ahora están mejor aislados del calor y el frío. Asimismo, se han renovado en tres bloques. A los dos bloques que ya contaban con ascensor se les ha dotado de otros elementos complementarios de accesibilidad.

La transformación de la barriada de la Paz se nota dentro pero también fuera del portal de los edificios: en el entorno urbano. La otra pata de los fondos ITI en la capital gaditana también están destinados a la regeneración del espacio público. En concreto a la reurbanización y mejora de la accesibilidad de la zona integrada por las calles Santo Domingo de la Calzada, Eduardo Benot y Rafael Picardo O’Leary. Estas obras se desarrollarán a lo largo de 2023 con un presupuesto de 1,2 millones de euros que revertirán en beneficio de los ciudadanos que disfrutarán de un entorno más verde, más amable y más accesible.

Barriada de La Asunción

La rehabilitación integral de la barriada jerezana de La Asunción era una reivindicación de sus vecinos desde el inicio del siglo XXI que ha sido posible gracias a una subvención de 5.474.629 euros para la rehabilitación de 93 bloques de pisos de esta barriada declarada Área de Rehabilitación Integral (ARI), con 553 familias beneficiadas. Las obras de esta ayuda a la rehabilitación residencial se han centrado en la conservación y rehabilitación de los elementos comunes y la mejora de la envolvente térmica de los edificios.

La transformación residencial de la Asunción tiene como hito principal dar solución a problemas de los edificios que se han cronificado con los años. Para terminar con la humedad, se ha empleado un tratamiento que funciona de por vida y que expulsa la humedad poco a poco, y también se mejorado la instalación de saneamiento. Para dar solidez a la estructura de los edificios se ha utilizado un sistema de refuerzo y un forjado colaborante gracias a lo que ya no hará falta apuntalar nunca más una vivienda en La Asunción. Para acabar con los atascos se ha colocado en cada edificio una arqueta de grandes dimensiones en una zona común con salida exterior. Para lograr el confort térmico y el ahorro energético se ha actuado en la envolvente de los edificios aplicando un mortero térmico acústico y un aislamiento de máxima densidad. Asimismo, se han mejorado o sustituido las instalaciones comunes (instalaciones eléctricas, fontanería, antena de televisión comunitaria y telefonillos) y se ha hecho una preinstalación de aire acondicionado para trasladar los aparatos a las cubiertas dejando las fachadas más bonitas y seguras.

Barriada de La Piñera 

El ejemplo de la Barriada de La Piñera de Algeciras es también muy significativo: 21 bloques rehabilitados con 170 viviendas y una inversión de 2.061.580 euros que ha permitido a las comunidades que cumplían con los requisitos recibir entre 74.000 y 205.000 euros (según las necesidades de cada edificio). Más allá de las cifras, esta actuación pública ha marcado un hito en La Piñera. Representa el inicio ambicioso de la regeneración de un barrio tan degradado como expandido por el callejero sur del municipio.

La rehabilitación se ha centrado en tres aspectos: la conservación e impermeabilización, la eficiencia energética y la accesibilidad. Para ello se ha impermeabilizado las cubiertas con el sistema PET, un aislamiento térmico con revestimiento impermeable garantizado por veinte años. Se ha aislado térmicamente las fachadas con el sistema SATE, que consta de una placa de polietileno expandido de 4 centímetros que se atornilla a la fachada natural y sobre esta se aplica una capa de mortero armado (aislante) y una pintura impermeable rugosa especial.

Barriada Bazán

La inversión de la ITI de Cádiz en la barriada Bazán de San Fernando, íntimamente ligada al sector naval, asciende a 5.671.524 euros y supone la rehabilitación integral de siete edificios en los que viven 348 familias. El parque residencial total de Bazán lo comprenden quince edificios y 700 pisos. La rehabilitación en estos bloques, en los que aún viven aún muchos trabajadores de la antigua Bazán, se centra especialmente en la mejora del estado de conservación a través de la actuación en los elementos de cimentación y estructura, cubiertas, azoteas, fachadas, medianeras, castilletes; zonas comunes y en el sistema de tuberías. Se da la circunstancia de que los edificios arrastraban problemas estructurales originados por la humedad en los cimientos que, además de comprometer la solidez del edificio contribuía a la aparición de enfermedades o a agravar otras existentes.

Barriada Periáñez

En la Barriada Periáñez de La Línea de la Concepción, once comunidades de propietarios integrados por 94 familias han recibido la subvención para rehabilitar sus bloques por un importe global de 976.374 euros. Algunas de las principales deficiencias de los edificios estaban relacionadas con el saneamiento y las instalaciones comunes de los suministros. Las acometidas de agua de muchos edificios eran de plomo y los contadores de electricidad eran muy antiguos. Las cubiertas y fachadas, asimismo, evidenciaban un estado de conservación insuficiente. En este escenario, la intervención de la ITI ha puesto el foco en esos puntos débiles para eliminar la humedad de las fachadas, mejorar las instalaciones comunes e incrementar la calidad ambiental y el confort de las viviendas. Así, se ha actuado en la conservación de los edificios y en su aislamiento térmico para reducir la demanda energética.

Las obras de reurbanización del entorno se han extendido a seis enclaves: pasajes Alarcón y Herrera, plazas Juan Valenzuela y Virgen Santísima del Amor y plazoletas Limoneros y Naranjos. La inversión ha sido de 754.152 euros. Se eligieron estos seis puntos de actuación en Periáñez por el deterioro de su pavimento y acerado, el mal estado de las redes de saneamiento y abastecimiento, y las deficiencias en materia de accesibilidad. De acuerdo con las mejoras necesarias, las obras efectuadas en las plazas han consistido en la sustitución de las redes de agua potable, cambio de las redes de colectores de aguas residuales y pluviales, sustitución del alumbrado público por otro eficiente, construcción de canalizaciones de baja tensión en las calles, plantación de zonas verdes e instalación de riego por goteo, pavimentación, dotación de mobiliario urbano (bancos, pérgolas, papeleras, etc) y creación de pistas deportivas de baloncesto, fútbol y skate board.

Barriadas Cajas de Ahorros, Fermesa y Recreo San Pedro

La ambiciosa actuación de rehabilitación integral en los edificios de viviendas de las barriadas chiclaneras Caja de Ahorros, Fermesa y Recreo San Pedro ha permitido eliminar las barreras de accesibilidad y mejorar su estado de conservación. La consecuencia ha sido el impacto positivo en la calidad de vida de las 402 familias residentes en los 26 bloques de pisos beneficiarios. La iniciativa, enfocada a zonas urbanas vulnerables con edificios de viviendas de titularidad privada necesitados de mejora, ha contado con un presupuesto de 3,7 millones de euros.

Esta apuesta por el impulso residencial y social ha significado una metamorfosis en la vida diaria de los vecinos tras la instalación de ascensores y rampas de acceso adaptadas a las necesidades de las personas con discapacidad y movilidad reducida. Los trabajos desarrollados, asimismo, han permitido mejorar el estado de conservación de la estructura y la fachada de los edificios, construidos hace más de 40 años. Para ello se han ejecutado obras en las cubiertas, azoteas, fachadas, cimientos y   medianeras y en las instalaciones comunes de saneamiento, abastecimiento de agua, electricidad, gas y telecomunicaciones. También se han instalado dispositivos de información, aviso o comunicación accesibles a las personas con discapacidad sensorial.

Barriada Los Milagros

La transformación de la Barriada de Los Milagros, en El Puerto de Santa María, ha sido posible gracias a la inversión de más de 3,6 millones de euros de fondos europeos en dos líneas de ayudas: 2.740.221 euros para la rehabilitación de edificios de viviendas y 913.483 euros para la regeneración del espacio público, la calle. El objetivo era la transformación total de la barriada y su integración en el entorno urbano.

En total, se han rehabilitado doce edificios, 380 viviendas, beneficiándose de ello cuatrocientas familias. En cuanto a la regeneración urbana, se aprecian calles con asfaltado nuevo, más árboles, acerados más amplios, alumbrado led, menos barreras arquitectónicas, semáforos, paso de peatones… Una foto muy diferente a la de los últimos años.

Barriadas El Palomar y Los Ángeles

 

En Sanlúcar de Barrameda, la rehabilitación de las barriadas de El Palomar y Los Ángeles ha supuesto una inversión de la ITI de Cádiz de 3.099.861 euros y, sobre todo, el inicio del esperado impulso a las dos barriadas, a cuyas comunidades de propietarios la Junta de Andalucía ha destinado una subvención de 2.324.896 euros para la rehabilitación de sus bloques de viviendas y, al Ayuntamiento, otra de 774.965 euros para las obras de regeneración del espacio público de ambas.

La ejecución de esta inversión se traduce, en el ámbito residencial, en 26 edificios de viviendas rehabilitados: 20 bloques con 160 viviendas en El Palomar y 6 bloques con 50 pisos en Los Ángeles. En esencia, 210 familias beneficiarias que después de años de espera ven sus edificios renovados y su calidad de vida reforzada. Cada edificio presentaba necesidades diferentes. Se han llevado a cabo obras en las cubiertas, azoteas, fachadas e instalaciones comunes y se ha mejorado la accesibilidad y la eficiencia energética con la instalación de placas solares.

Galería de imágenes